La Familia…La Familia Hoy

Encontramos definiciones del concepto familia en textos de antropología, sociología, derecho, psicología, etcétera. En la mayoría de ellos se establece la distinción entre familia extensa y familia nuclear, de acuerdo con las unidades de estudio que se consideren. También se enumeran las funciones fundamentales de estos núcleos humanos: cooperación económica, socialización, educación, reproducción, relación sexual.

De acuerdo con las diferentes definiciones, los individuos se unen por razones biológicas, psicológicas y socioeconómicas.

Independientemente del status  jurídico de tales uniones, la familia puede ser considerada como un grupo social primario que, al menos, cumple las funciones básicas de reproducción de la especie y de transmisión de la cultura a las nuevas generaciones.

Las variaciones en las formas que adopta tal grupo acompañan a los cambios estructurales de la sociedad en los distintos períodos históricos (desde la familia extensa conviviente como unidad económica autosuficiente, hasta algunas formas actuales de familia monoparentales).

Nuestra cultura aún sigue creyendo en la necesidad de que existan ambos padres biológicos. Por eso, cuando hablamos de familia, se evoca en forma automática un padre y una madre biológicos, unidos en matrimonio, y los hijos surgidos de esta relación. Pero lo que no se tiene en cuenta es que esta conformación tradicional no constituye per se garantía de salud, tanto física como mental.

Durante este siglo han surgido grandes cambios familiares que de alguna forma “desajustan” el modelo patriarcal: las mujeres muchas veces salen del sagrado rol hogareño para trabajar fuera de la casa (sin abandonar el trabajo tradicional no remunerado intramuros). De la misma forma, ha aumentado significativamente la tasa de divorcios, las uniones libres, el concubinato; las parejas no convivientes ganan terreno así como familias “concubinadas”, en las cuales uno o los dos cónyuges traen a sus parejas actuales hijos de un vínculo anterior.

También surgen las familias unidas por adopción, en las cuales los lazos son afectivos pero no biológicos; los hogares monoparentales ya no son excepcionales y cada día aumentan más los hogares con parejas homosexuales. Estas nuevas estructuras familiares deben ser consideradas familias en sí mismas y no una versión defectuosa del modelo tradicional, ya que la familia, como reflejo de la estructura social, también sufre modificaciones en su forma y funcionamiento.

Como hablar de familia en la actualidad nos lleva a hablar de diversidad, más allá de los lazos sanguíneos, no podemos olvidar que recibe influencia del modelo social en el cual se encuentra inmersa.