Cuando los padres se separan…

¿Qué ocurre cuando no consideramos al matrimonio dentro de la unidad total llamada familia, situación que emerge si la pareja se separa?

 Hablar de ruptura matrimonial equivale para muchas personas, a la ruptura de la familia, por lo que parece necesario precisar mejor algunas distinciones al respecto.

Cuando hablamos de familia, aparecen tres áreas que suelen confundirse: Las áreas de lo familiar, de lo conyugal y de lo parental.

Los tres términos que aluden a distintos tipos de relaciones al interior de la familia.

En este sentido, cada uno de nosotras identifica quienes forman parte y quienes no de aquello que llamamos “nuestra familia”.

La familia, como institución, ha ido experimentando cambios en cuanto a su forma de organizarse y de cumplir sus funciones, pero sigue existiendo en la mayoría de nosotros el sentimiento y no sólo la idea, de que pertenecemos a una determinada familia.  Es decir no existe diferenciación en cuanto a los roles, de  producirse la ruptura en la pareja, esta afecta categóricamente al sistema familiar.

Al hacer equivalente familia y conyugalidad, cuando esta no está  presente, se habla de una “familia rota”. Como nosotros vivimos en un mundo de significados los nombres que ponemos no son triviales. Si hablamos de una familia rota estamos aludiendo a algo que no está bien, que es defectuoso, que tiene una cualidad negativa. Así, transmitimos la idea que cuando las parejas se separan lo que queda es una familia defectuosa.

Ya es bastante doloroso para todos los miembros de una familia el hecho de la ruptura matrimonial. Cuando no se puede validar esta nueva organización familiar como una que es posible y que puede vivir en armonía parental y social, es porque la cultura dominante con sus sanciones sociales les dice a los integrantes de una familia, en que los cónyuges se separan, que están marcados para siempre y que tendrán que arrastrar el juicio negativo  o la segregación al punto que los que los viven lo creen y no echan a andar nuevos recursos.